Archivo

Posts Tagged ‘metonimia’

la indexalidad (una lectura libre al índice de Peirce)

Después  de la simultaneidad (en la que se fundaría el proceso semiótico de algunas formas de metonimia), la Indexalidad e iconicidad  son las relaciones posibles  más elementales que un sistema semiótico puede  establecer entre los elementos producidos  por la experiencia sensible o  la experiencia teórica (a los que suelo llamar perceptos) por cuanto son las relaciones posibles más elementales entre cualesquiera dos primeros; pero decir que estas dos clases de relaciones son tipos de signos es apresurado. Que haya  semiosis  basadas en las relaciones icónicas e idexales entre los perceptos en un sistema semiótico es otro asunto.

La indexalidad  es un tipo de  relación, entre dos primeros, por la cual uno afecta a otro en su capacidad  de estar en relación con otros o en su misma composición. La relación de causalidad es indexal, pero la indexalidad no es la única forma  de causalidad.

La  relación indexal es un estado de cosas de segundidad, por tanto no depende de un proceso de semiosis que lo pueda  generar.

Que algo descompuesto produzca olores fétidos es algo inevitable, ceteribus paribus. La presencia  de esos olores es una huella perceptible de la descomposición, es un primero causado por otro, es un algo que ha sido afectado por otro y es a esa relación de segundidad la llamamos indexal. Es claro  que un olor nauseabundo no necesariamente es producido por algo descompuesto, pero si hay algo descompuesto necesariamente habrá un olor nauseabundo. (aunque decir que algo es nauseabundo es describirlo por un tipo de relación con un sujeto y la perspectiva que asume éste con respecto a aquel)

Hay signos que interpretamos como indicios de otros signos sin que esa relación se corresponda con el estado de cosas de los referentes de esos signos en el mundo que está por fuera del lenguaje; muchas veces asignamos causalidades de modo errado, o formulamos hipotéticamente relaciones causales sin que ellas hayan sido confrontadas con la percepción o con alguna prueba que arroje la certeza acerca de esa relación; esto no puede sino deberse a que la segundidad en el mundo semiótico no se corresponde con la segundidad de los dos primeros que son sus referentes en el mundo.  Dicho de otro modo: un estado de cosas (E) está en relación indexal con una causa (C) y puede  ser signo de ella  para un sujeto de significación (SS),  si, habiéndose dado en él un percepto que se corresponda a la transducción al sistema semiótico de ese estado de cosas (ΣE), se genera también el percepto de la causa (ΣC) y se le asigna tal relación lógica;  pero  que E sea signo  de C para SS   es una descripción apresurada de cómo se produce la significación.   Se podría  decir que, en SS, el ΣE puede  relacionarse    con la memoria  de ΣC de modo causal, por cuanto, en la cognición  del sujeto, esa  relación de causalidad es posible (se expresará la posibilidad como una función P) pero no porque sea un estado de cosas de segundidad  entre E y C.  De allí que no sea necesaria la práctica empírica de ΣC

{E  ∧ SS } => { SS  [[ΣE ∧ P(~ΣC => ~ΣE)] => P(ΣC)]}

Si un  olor percibido por SS es computado como un estado de cosas sólo posible por la causa necesaria de algo  descompuesto,  entonces el sujeto podrá hacer la inferencia de que   algo descompuesto está presente y actuar  en su contexto como si tal hecho causal se hubiese dado y/o percibido.  En este sentido, un olor nauseabundo puede producir la semiosis en SS  que provocaría algo descompuesto.  Se diría ordinariamente que E  es signo de C para SS.

Cuando un percepto complejo (como un árbol, que no puede sino ser descrito como una estructura compuesta de múltiples elementos y en reaciones sistémicas con múltiples elementos externos a él), se produce  en SS  por la percepción de uno solo de sus componentes, o rasgos semánticos (o semas, suponga: su tronco, o la sombra que proyecta) se puede  decir  que también ha operado la semiosis de la indexalidad descrita arriba, por cuanto la parte  puede  ser  índice del todo (aun cuando no necesariamente), en lo que se ha conocido tradicionalmente como sinécdoque.

{[ΣP  ⇐ (ΣA* ΣB …)] ∧ ΣA } => P(ΣP)

La capacidad  de analizar  los perceptos  como condensados  de semas,  nos muestra que la categorización es siempre un proceso complejo de establecimiento de relaciones posibles;  es decir: a la condición de existente de los perceptos le es inherente la capacidad, como objetos conceptuales,  de participar  en eventos interactivos  de indexalidad con otros  objetos como parte de la naturaleza dinámica de la semiosis, siempre abierta, siempre ilimitada