Archivo

Posts Tagged ‘filosofía política’

El temor al absolutismo en la ciencia ficción

Los Wachowski en “matrix” y en “Cloud atlas”, y de alguna manera en “Jupiter ascending”, han expresado el temor a un futuro de gobierno totalitarista, que ejerza el control de mentes y cuerpos, de economías y sistemas políticos que usan al hombre como objeto y no como fin.  Pero este temor al absolutismo es casi una constante en la ciencia ficción. 1984 es el arquetipo en el que se basa toda esta línea de continuidad en el género literario:  el gran hermano que lo ve y lo controla todo, al cual debe rendirse cuentas y ante quien las singularidades son anuladas.  En “Brasil” el biopoder de ese sistema, que cercena las voluntades con  lobotomías efectivas, va más allá de la burocracia kafkiana que la misma película retrata, es más radical en la intervención sobre los cuerpos de lo que “la naranja mecánica” pudo plantear, o de lo que “equilibrium”, con sus dosis reguladas de medicamentos inhibidores de la emoción presentó decadas después.  Esta cirugía se repite en “sucker punch” y en muchas otras historias.  Los Borg de “star trek”, los cybermen de “dr. who”, los humanos colonizados desde dentro en sus conciencias de “the invasion” y tantas  otras historias  expresan el mismo temor a la intervención física sobre los cuerpos para arrebatarles su libre albedrío.  Pero es el mismo temor:  la supresión de la libertad e identidad individuales por un sistema externo .  La ley, la norma y el control impuestos a las conciencias y a los cuerpos.  Toda la mitología de los zombis en la ciencia ficción, un sub-género en sí mismo, no es más que una derivación de este temor a estar muerto en vida al perder la voluntad a causa de este agente externo que controla desde dentro.

Hay héroes en estas  historias que lideran revoluciones, exitosas, pero son más las tragedias que muestran la inutilidad de tal levantamiento. Mr. K en “el proceso” de Kafka, ejecutado por el absurdo del sistema, es el arquetipo anticipado de la futilidad de la resistencia individual.  La muerte programada, ineludible, de los replicantes en “Blade runner”, no nos deja alternativa:  ni siquiera huir es posible. Los rebeldes masacrados son más en toda esta mitología que los héroes exitosos.

Pero este temor no es otra cosa que la defensa, por la vía negativa, del paradigma moderno de la libertad individual, de la autosubjetivación, de que la razón de ser del Estado en la protección de las libertades individuales.  Un paradigma que se siente frágil, desde la condena de Sócrates, y debe mostrarse como el axioma de la civilizacion:  Perderlo es perder la quinta esencia de la humanidad.

Yo disfruto de los relatos, sin embargo, no puedo dejar de pensar en que son propaganda que devalúa formas comunitarias de pensar la voluntad, mucho más antiguas que la democracia griega, el Estado moderno o la doctrina de los Derechos Humanos. Formas, por demás, contemporáneas, pero demonizadas, des-humanizadas por la ideología subyacente a estos relatos.

Anuncios