Inicio > Uncategorized > El rabo del perro

El rabo del perro

Los refranes populares contienen sabiduría, es decir, filosofía práctica. Condensan, además, experiencia colectiva. Escuché hace poco: “A perro desconocido no se le jala el rabo“. Entendí que la prudencia para la interacción con el otro pasa por el tiempo de conocerle, que no conviene obrar hacia él desde sí sin saber del modo de actuar, reaccionar y pensar del otro. Jalar del rabo puede significar ejercer fuerza, molestar, tener sexo inclusive. Nada de eso se puede hacer hasta no saber quién es el otro… ahora bien ¿alguna vez se logra saber del otro? ¿Qué querría decir que el perro fuese conocido? ¿Si no logramos muchas veces conocernos a nosotros mismos se puede hacer eso? Será mejor no jalar rabos hasta que no sepa cómo es eso de conocer-se y conocer.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: