Archivo

Archive for 31 octubre 2011

Desarrollar la Creatividad en el proceso educativo

La creatividad no es enseñable, pero sí es posible generar espacios para su desarrollo, y esa es su enseñabilidad.
Retar con proyectos integradores, que inviten a pensar problemas desde aristas inéditas, fomentar y alentar iniciativas de investigación, creo, son la clave para no dejar dormida esa competencia en el entorno escolar, en la escuela formal, quiero decir.
No es solo en el arte donde se despliega y desarrolla la creatividad. Imaginarla como la capacidad de innovar, de romper barreras, de ampliar los límites, es, ciertamente, algo que rebasa el mundo del arte, pero coincido en que ese universo es el más fértil para aprender que los modos de ver siempre admiten otro punto de vista, y que, si no es evidente, hay que crearlo.

Anuncios

Contra una reforma a la educación que no reforma

Aprendizaje centrado en el estudiante e investigación

(aporte a la reflexión en el curso “DOCENCIA Y MEDIACION PEDAGÓGICA EN LA VIRTUALIDAD” UNAB – MEN)

El aprendizaje es un proceso que, si bien se da en el sujeto, es epigenético, es decir, requiere de ciertas condiciones del entorno para que se pueda desarrollar en aquél. En este sentido, hablar de un “aprendizaje autónomo”, o “centrado en el estudiante”, no describe la naturaleza del aprendizaje, es decir, no es una descripción que dé cuenta de lo que es en sí el proceso de aprender, más bien, a lo que hace referencia, es a un énfasis metodológico en la conducción del proceso de aprendizaje, es decir, habla más de la acción de la enseñanza. El artículo de Vazquez y Gómez (s.f.) también centra su propuesta en la acción pedagógica cuando habla de esta forma de aprendizaje. Creo que habría que reconceptualizar el asunto en esa dirección, más aún cuando estamos tratando de pensar en nuestras acciones pedagógicas (el proceso de enseñanza-aprendizaje, como un todo) en una nueva forma de mediación. Ello sí puede ser modelado, no el aprendizaje en sí mismo.
Ahora bien, si en los procesos pedagógicos las variables extra-subjetivas del proceso, es decir, aquellas que se determinan por fuera de su voluntad o de su competencia cognitiva, son aquellas sobre las cuales se puede intervenir directamente, una pedagogía en la que se acentúa la “autonomía” del sujeto en el proceso sería relativa a la activación o estimulación externa de la voluntad y el desarrollo de las competencias cognitivas del sujeto.
Mucho se ha dicho recientemente acerca del cambio de paradigma que significa una educación que busque el desarrollo de las competencias del sujeto, no el alcance de objetivos de aprendizaje. Este cambio atiende a que el entorno debe estimular las capacidades potenciales del individuo, favorecerle experiencias en las que, al ser exigido el ejercicio de su competencia, esta eleve su nivel de desempeño. La sensibilidad del entorno educativo hacia las inteligencias múltiples del individuo va también en esta línea. La acción pedagógica es consciente de que la interacción del sujeto con las instituciones formales de educación (no solo las escolarizadas), tiene esa misión de diversificar sus experiencias, y diseñarlas en orden al ejercicio y desarrollo de competencias específicas, pro la resolución de problemas, etc.

La otra variable de esa autonomía del sujeto, que se ha mencionado aquí, es la de la voluntad. Ella configura la autonomía misma del sujeto, es la capacidad que tiene de tomar decisiones, de afirmarse como un yo, distinto de las fuerzas del entorno, del control o la regulación social y del ejercicio del poder. Los estudiantes consultados hacen énfasis en que el proceso de aprendizaje virtual (o a distancia) exige un ejercicio de voluntad, de toma de decisiones que demanda disciplina, determinación, fijar metas, sacrificar cosas inclusive, lo cual les hace valorar su aprendizaje. Creo que, así como una pedagogía centrada en el desarrollo de competencias (fruto de la comprensión de los procesos cognitivos, intrasubjetivos del aprendizaje) ha encontrado la clave de su acción en el ofrecer experiencias ricas para ejercitar las posibilidades del individuo, habría que buscar un modo de acción que desarrolle la voluntad como construcción de sí. En este sentido, el fomentar “prácticas de sí” sería una ruta posible.
Hacer conciencia de las acciones por las cuales el sujeto construye su propia subjetividad, es el primer paso para que los actos sean una “práctica de sí”. Una educación que desarrolle la voluntad, independientemente de la mediación comunicativa que use, debería propiciar retos de automodelación, que pregunten por alternativas a los caminos establecidos. Los estudiantes tienden a pedir guías detalladas, es decir, más protagonismo de sus docentes. Para ellos un buen docente es el que responde preguntas y ofrece “guías” para la lectura. Pero esto mantiene las relaciones de poder y no fortalece la voluntad del estudiante. Un ejercicio docente para desarrollar su voluntad debería retarlo, llevarlo a situaciones límite, y pedirle razón acerca de cómo ha asumido los retos propuestos. Una práctica de sí fomentable en el espacio educativo sería la de incentivar en el sujeto el ser un enunciador inédito, un productor de conocimiento: La investigación (más que la consulta conceptual, o la síntesis de referencias bibliográficas) sería un camino privilegiado para ello. En estas experiencias de construcción de conocimiento, no de su re-producción, ni docente ni estudiante conocen las respuestas previamente, los caminos transitados por la experiencia del mayor no dirigen los del discípulo, sino que los que se hacen conjuntamente gozan de la madurez de uno y el arrojo del otro. Esto canaliza el deseo del sujeto de hacerse a sí mismo de reconocerse y darse a conocer como único e irrepetible. Un modelo educativo centrado en el aprendizaje del estudiante, o es investigativo, o seguirá centrado en la reproducción de lo que es externo y ajeno a él.

—-

Vázquez Torres, Fernando & Gómez Miranda, Pilar (s.f.) ESTRATEGIAS PARA UN APRENDIZAJE VIRTUAL CENTRADA EN EL ALUMNO; Artículo derivado del proyecto de investigación “Modelo de aprendizaje virtual basado en nuevas tecnologías para lograr un ambiente colaboratorio centrado en el alumno”, No. de registro CGPI 2003-2009. IPN, 2003.

Categorías:educación, filosofia