Inicio > argumentación, figuras retóricas, General, producciòn social del sentido, publicidad > El uniqueness de la publicidad ¿será verdad tanta belleza?

El uniqueness de la publicidad ¿será verdad tanta belleza?

En la lógica de la construcción de los anuncios  publicitarios, la idea del USP (Unique selling proposition o uniqueness) de Rosser Reeves (1997), orienta a que un mensaje exitoso proponga una singularidad que sólo pueda ser afirmada por el anunciante que lo contrata, esto es, que la semiosis particular y preferible de un anuncio sólo pueda relacionarse con la marca, producto o servicio que se publicita con él. La idea es que el sentido del texto no pueda  remitir, de ninguna manera, a otros productos del mercado de la categoría en que compite y que, además, sea fácilmente aprehendido por el lector al retener del anuncio un solo argumento de ventas, un solo concepto sobresaliente.  La profusión de predicados  no lograría  que el lector  centre la atención y retenga el significado del anuncio de manera  rápida y segura. Si tenemos  en cuenta, además, que la publicidad no presenta simplemente un producto, no hace la enumeración ostensiva de sus características,  querría  decir que ese uniqueness no se trata de la perfecta denotación del referente, sin ambigüedad alguna, más bien, el USP  busca  que la proposición que condensa el significado  del anuncio remita no sólo al producto en sí, como sujeto de ese predicado, sino que el predicado mismo que se ha hecho sobre él remita necesariamente a tal sujeto.  Si decimos” Señal Colombia, todo lo que somos”, ese “todo lo que somos” no sólo ha de ligarse indefectiblemente  al sujeto “Señal Colombia”, como el mejor descriptor de ese referente,  sino que ese  predicado no ha de poder usarse para ningún otro sujeto**. Si tenemos “clima  de prosperidad” como el predicado del slogan de la campaña de la marca de región “el valle nos toca”, ese  predicado ha de describir perfectamente la “esencia” de la región y cuando  el lector tenga en su mente el signo “clima de prosperidad”, como un predicado posible, no lo pueda sino ligar al Valle  como su argumento natural, por antonomasia.  Estamos en la figura cuasilógica de la identidad (Perelman, 1989 : 328 s.s.).

La verdad,  me parece dudosa tanta  belleza, y habría que ponerla bajo sospecha precisamente con el anális lógico de lo que significa la semiosis  de la identidad. Pero  eso es un asunto para otro día.

——-

**  De hecho, la expresión  “todo lo que somos”  fue  usada por los publicistas  de la bebida gaseosa “colombiana” casi  al mismo tiempo en que se empezó a usar por el canal  de televisión “señal Colombia”. La frase dejó de usarse en los comerciales de la bebida y permaneció en los del canal.

_______

PERELMAN Chaïm, OLBRECHTS-TYTECA Lucie
1989     Tratado de la argumentación. Gredos. Madrid
REEVES Rosser
1997     La realidad en la publicidad, Delvicobates, Barcelona

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: